El Parlamento extremeño pide retirar la reforma de los registros civiles y cualquier "privatización" en la Justicia

El Parlamento de Extremadura ha aprobado, con los votos de todos los grupos parlamentarios, una iniciativa por la que se insta al Gobierno central a paralizar la reforma de los registros civiles, y asimismo refrenda su "más absoluto rechazo a cualquier tipo de privatización del sistema judicial".

Se trata de un pronunciamiento de la Cámara regional debatida a propuesta de los grupos parlamentarios Socialista y de Prex Crex, por la que se insta al Ejecutivo central a "desistir y retirar" la reforma que plantea el borrador del anteproyecto de Ley de Reforma Integral de los Registros; así como a declarar la necesidad de que los Registros Civiles permanezcan como un "servicio gratuito y público a la ciudadanía".

La Cámara extremeña insta asimismo a mantener "el actual status de los juzgados de paz" y manifiesta su "absoluto rechazo a cualquier tipo de privatización" del sistema judicial.

La diputada del Grupo Popular María Inés Rubio Díaz, ha recordado en su intervención las palabras del propio ministro de Justicia de este pasado miércoles, en las que aseguraba que el Registro Civil seguirá siendo gratuito, así como que se va a "desjudicializar" para aliviar la carga de trabajo de los juzgados, y que será gestionado por funcionarios públicos.

Estas declaraciones de Gallardón se producían tras renunciar a dejar el Registro Civil en manos del Colegio de Registradores, al no aceptar éste que este servicio público sea gratuito.

En este sentido, Rubio Díaz ha señalado que no entiende el motivo por el que, después de conocer la postura del ministro de que dicho servicio continuará siendo público y gratuito, los partidos de la oposición hayan seguido adelante con la iniciativa.

Al respecto, el portavoz de IU-Verdes, Pedro Escobar, ha apuntado que, tras conocer las palabras del ministro, se planteó la retirada de la propuesta, pero que, sin embargo, ésta se ha mantenido porque Gallardón aludía asimismo a que se seguirán buscando "fórmulas", ha dicho Escobar, para reformar los registros civiles.

De esta forma, y al no aclararle la diputada del PP a qué se refería Gallardón, ha tomado la decisión de continuar adelante con la propuesta y con su votación.

VOCACIÓN PÚBLICA

Escobar ha abogado por un Registro Civil "moderno, eficaz, público y gratuito" y no cree, ha dicho, que la propuesta de Gallardón "vaya por ahí", por lo que ha pedido que se mantenga este servicio tal y como está. "Nos tendrá en contra", ha dicho Escobar, siempre que la reforma del ministro de Justicia pase una compensación económica, ya sea a través de tasas a los ciudadanos o por una concesión administrativa a la empresa que se hiciera cargo del mismo.

Por parte del Grupo Socialista, el diputado Juan Manuel Hernández Sánchez, ha reconocido que la propuesta de Gallardón aún "no ha visto la luz", y que su propuesta pretende "prevenir un mal mayor", antes de que sea una realidad.

Así, ha recordado que los registros civiles nacieron en 1870 "con una clara vocación pública" y que, por tanto, la medida supone volver al pasado. "Gallardón quiere retrotraernos, quiere dar los datos de los ciudadanos a una entidad privada", ha apostillado.

"PUNTILLA" A LOS JUZGADOS DE PAZ

Asimismo, considera "un verdadero error" la reforma planteada, en cuanto que asimismo supondría "dar la puntilla a los juzgados de paz", ya que un tercio de su actividad está motivada por las actuaciones del Registro Civil. "Es un palo a Extremadura y a su modelo territorial de convivencia", ha señalado Hernández, quien ha reclamado al presidente extremeño, José Antonio Monago, que "haga bandera de este asunto".

La diputada de Prex Crex, Fernanda Ávila, ha señalado por su parte que vota a favor de la propuesta, pese a las declaraciones del ministro de Justicia, porque no confía en sus palabras. "No me fío de Gallardón", ha dicho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada