Los funcionarios del Registro Civil, en pie de guerra por la privatización

Trabajadores de los registros civiles de toda España se han manifestado hoy en Madrid contra la privatización del sector. Miles de personas han participado en una multitudinaria protesta contra el plan del Gobierno, que pone en manos de los registradores de la Propiedad el mantenimiento del Registro Civil. Un servicio público que afecta a un millón de personas anualmente y que si se privatiza, dicen, acabaría con la gratuidad de los trámites que cubre. En España hay 8.109 registros civiles, gestionados por unos 3.500 funcionarios del Ministerio de Justicia. A partir del 15 de julio si se cumplen los planes del Gobierno, serán los registradores de la propiedad los encargados de tramitar los nacimientos, defunciones, matrimonios y expedientes de nacionalidad, entre otros certificados oficiales. Ellos asumirían las funciones y el nuevo coste del servicio. Los detractores de la reforma no creen que lo vayan a hacer sin cobrar una contraprestación y temen que el coste final repercuta en el ciudadano. El ministro de Justicia insiste en que los trámites del Registro Civil seguirán siendo gratuitos. Los sindicatos, critican, además, que se va a acabar con un servicio de 144 años de antigüedad que funciona razonablemente bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada