El Registro Civil, por Mario Valera

El Gobierno de Rajoy está decidido a asestar una nueva puñalada al estado del bienestar y al bolsillo de todos los españoles privatizando el Registro Civil. Los funcionarios se están revelando contra la decisión tratando de impedir que la acción se llegue a consumar, pero mucho me temo que finalmente la privatización se llevará a cabo, y supondrá que el Registro Civil pasará a ser gestionado por los registradores de la propiedad y mercantiles, siendo éstos los responsables de inscribir los nacimientos, matrimonios, nacionalizaciones, etc...

A pesar de que desde el Gobierno se insiste en que el cambio de gestión no supondrá ningún coste para el ciudadano, me cuesta creer que los registradores realicen un trabajo sin recibir prestación alguna. Seguramente que de forma directa o indirecta, los ciudadanos acabaremos pagando por servicios que hasta la fecha son gratuitos. El resultado será que se producirá un aumento en los hechos registrales obligatorios y los aranceles que cobran los registradores. Además aparecerán más aranceles por trámites, de modo que, por ejemplo, si antes el registrar el nacimiento de un hijo era gratis ahora podría costar 20 euros, una defunción 40 euros, casarse por lo civil 150 euros, o registrar una comunidad vecinal unos 300 euros aproximadamente. Además, otro problema sería que los datos personales pasarían a manos de entidades privadas. Parece irónico que sea el propio Ministerio de Justicia el que trate con tanta injusticia con todos los ciudadanos, pero si nada lo impide, la privatización del Registro Civil se completará definitivamente el 15 de julio con el traspaso de los trámites que hasta ahora realizaban los funcionarios del Ministerio de Justicia.

Pero, ¿cuál es el verdadero fondo de la cuestión? Además de un interés desbocado del gobierno por privatizar todo lo público, también hay intereses personales. Algunos expresidentes y muchos exministros han ido a trabajar a empresas sobre las que antes han tenido que tomar decisiones, son las famosas puertas giratorias. Sin embargo, Mariano Rajoy no ha esperado a estar fuera del Gobierno, ya que es titular del Registro de la Propiedad de Santa Pola en situación de servicios especiales con reserva de plaza, y sigue cobrando por ello. Es decir, Rajoy se beneficiará como Registrador de una medida que va a aprobar como gobernante. ¿Como se llama esto? ¿Conflicto de intereses? ¿Puerta giratoria? O simplemente ¿tener mucha cara?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada