El PP rescata en la Ley del Registro Civil que el Cervantes evalúe a quienes pidan la nacionalidad y el pago de una tasa de 100 € por expediente

El PP ha recuperado en el proyecto de Ley del Registro Civil que se tramita en el Congreso la enmienda suprimida del proyecto de Ley para la concesión de la nacionalidad a los sefardíes por la que se cambiaba el funcionamiento del acceso a la nacionalidad por residencia en España, atribuyendo al Instituto Cervantes la potestad de realizar las dos pruebas de evaluación que deberán superar los solicitantes para acreditar que están integrados en el país.

Se materializa así una iniciativa del Ministerio de Justicia, que en abril de 2014 y con Alberto Ruíz Gallardón todavía al frente, anunció que derivaría al Cervantes la realización de estas pruebas para terminar con la discrecionalidad. En la actualidad, cada juez de cada registro civil decide qué pregunta al extranjero para probar su integración, y se han dado casos de denegaciones por motivos como no conocer a un famoso de televisión o un estadio de fútbol.

La enmienda, a la que ha tenido acceso Europa Press, dice que "la acreditación del suficiente grado de integración en la sociedad española" que impone el Código Civil a quienes piden la nacionalidad, "requerirá la superación de dos pruebas", la primera de las cuales "valorará el conocimiento de la lengua". Los nacionales de países donde el español sea idioma oficial estarán exentos de este examen.

En la segunda prueba, la que hoy día genera más polémica, "se valorará el conocimiento de la Constitución Española y de la realidad social y cultural españolas".

Cuando anunció esta medida, Gallardón se comprometió a crear un manual de contenidos único para todos los solicitantes a nivel nacional en el que pudieran estudiar las materias de las que serían evaluados para probar su integración. Sobre este asunto la enmienda del Grupo Popular no dice nada, aunque establece que "estas pruebas serán diseñadas y administradas por el Instituto Cervantes en las condiciones que se establezcan reglamentariamente".

TASA DE 100 EUROS

Además, en la enmienda introducida por el Grupo Popular al articulado del proyecto de Ley de medidas de reforma administrativa en el ámbito de la Administración de la Justicia y del Registro Civil, se establece que los extranjeros interesados deberán pagar una tasa de 100 euros para iniciar el procedimiento de obtención de la nacionalidad.

La enmienda señala que el solicitante quedará sujeto al pago de esta tasa "sin perjuicio de que pueda actuar por representación y con independencia del resultado del procedimiento". La gestión de la misma corresponderá al Ministerio de Justicia.

Esta tasa ya aparecía en el texto inicial del proyecto de ley de concesión de la nacionalidad a los judíos sefardíes por valor de 75 euros pero se enmendó y se eliminó en el texto que salió aprobado del Congreso de los Diputados el pasado mes de marzo.

Sin embargo, durante su trámite en el Senado, el PP volvió a incluir la obligación de pagar una tasa, que aumentó a 100 euros, la misma que tendrán que abonar ahora los extranjeros interesados en adquirir la nacionalidad española por residencia, si se aprueba la enmienda en su redactado actual.

Otra novedad consiste en que todo el proceso de tramitación de la nacionalidad "tendrá carácter electrónico" y su instrucción corresponderá a la Dirección General de los Registros y el Notariado, debiéndose realizar todas las comunicaciones relativas a este procedimiento de forma telemática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada