El PP reintroduce una tasa de 100 euros para la "tramitación administrativa" de todos los expedientes de nacionalidad y mantiene la privatización de los trámites de nacionalidad para los sefardíes al asignar su tramitación a los Notarios

Por mucho que el Ministro Catalá aparente tener buenas intenciones, los grupos parlamentarios del PP en el Congreso y el Senado muestran todo lo contrario. Según informa el periódico El Pais, el PP mantiene en el Senado que los trámites para que los sefardíes adquieran la nacionalidad española los hagan los notarios, algo completamente anormal en nuestro ordenamiento sobre nacionalidad en el que siempre las competencias en esta materia se las han repartido, como órganos de la Administración de Justicia, los Registros Civiles, la Dirección General de Registros y del Notariado por delegación del Ministro de Justicia y el Consejo de Ministros, y nunca los Notarios, y reintroduce una tasa para la tramitación de todos los expedientes de nacionalidad, suprimida en el Congreso, que en el Proyecto de Ley inicial era de 75 € y ahora sube a 100 €, ignorándose por qué de dicho aumento. 

La deriva del PP en en Congreso y el Senado en esta materia es digna de una película de terror. El proyecto de Ley inicial, elaborado por el equipo de Gallardón, establecía que toda la tramitación de adquisición de la nacionalidad española por los sefardíes la hacían los notarios, quienes elevaban propuesta de resolución a la DGRN, y establecía una tasa de 75 € para todos los expedientes de adquisición de nacionalidad por residencia. El grupo parlamentario popular enmendó y modificó este proyecto de ley, estableciendo que en la tramitación de los expedientes de adquisición de la nacionalidad de los sefardíes intervinieran en una segunda fase de instrucción los Registros Civiles, introdujo una extensa redacción sobre la tramitación de todos los expedientes de nacionalidad por residencia, suprimió la tasa de 75 € y habilitó al Gobierno para establecer aranceles para retribuir a los Registradores y Notarios por la tramitación de todos los expedientes de nacionalidad. Llega el proyecto el Senado y el grupo parlamentario popular propone suprimir a los Registros Civiles en la tramitación de los expedientes de nacionalidad de los sefardíes, volviendo al proyecto original de tramitación única ante los notarios, propone suprimir toda la regulación de los expedientes de nacionalidad por residencia en lo que quizás era lo único decente del proyecto de ley, así como la posibilidad de que el gobierno establezca aranceles a favor de registradores y notarios por la tramitación de los expedientes de nacionalidad tras el anuncio de la vuelta atrás en la privatización del Registro Civil. Ahora llega el grupo parlamentario popular y presenta nuevas enmiendas, reestableciendo la tasa administrativa por todos los expedientes de adquisición de la nacionalidad por residencia (el PP se empeña en hacer caja a costa de los extranjeros que quieran nacionalizarse) y mantiene los trámites ante Notario para las nacionalidades de los sefardíes, claro ejemplo del afán privatizador del PP en materia de Registro Civil, a los que los sefardíes tendrán que pagar sus servicios (es decir, pagas a quien tiene que hacer un informe favorable sobre tu condición de sefardí: sin comentarios).

Todo ello contradice las afirmaciones del Ministro Catalá de que el Registro Civil seguirá siendo pùblico (los Notarios también se definen en sus Estatutos como funcionarios públicos, pero lo cierto es que ejercen una función pública como si fuese su negocio propio, al menos con libre competencia al contrario que los Registradores) y gratuito (habrá que pagar una tasa de 100 € más los aranceles a los notarios, y eso que la Ley 18/2014 dice que todo lo que hoy es gratuito en el Registro Civil lo seguirá siendo). Puede ser que alguien no se escandalice con estas medidas que quiere imponer el PP tras el anuncio de la paralización de la privatización del Registro Civil, pero sin duda esta reforma, si sale con este texto, abre la puerta a la futura privatización de otros expedientes de Registro Civil, atribuyendo competencias a los Notarios (matrimonios, y en el futuro es posible que los expedientes de adquisición de la nacionalidad española por residencia). Por el bien de nuestro servicio público no debemos dejar ni un resquicio a la privatización del Registro, incluida la tramitación de los expedientes. La lucha continúa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada