Preocupación en el archivo por el cierre del Registro Civil

El cierre definitivo del Registro Civil se producirá el próximo 15 de julio. Se trata de un hecho que se debe a la decisión del Gobierno central de entregar la gestión de este servicio público a los registradores mercantiles.

Esta medida fue criticada por los sindicatos mayoritarios del personal de Justicia, que consideran que la desjudicialización y desubicación de estos órganos administrativos “esenciales” conllevarán “graves perjuicios” para los ciudadanos en general y empleados públicos, en particular. Pero desde donde también miran con cierto recelo esta práctica es en el Archivo Histórico Municipal de Linares, cuyos responsables manifiestan su “preocupación” por el futuro del conjunto histórico patrimonial que contiene el Registro Civil.

“Las competencias autonómicas en materia de administración de Justicia grava a los archivos de los Registros Civiles con el grado de protección y derecho de acceso que disponen tanto la Ley de Patrimonio Documental de Andalucía, como la propia Ley del Patrimonio Histórico Español. Son miles los ciudadanos que ejercen su libre derecho constitucional a la información y, a partir de ahora, presumiblemente se vean privados del derecho de acceso a los registros civiles en demanda de libre consulta, necesaria para la investigación histórica”, afirmó el jefe del Servicio de Documentación del Archivo, Luis Rabaneda.

El responsable recordó que, este año, el Registro Civil de Linares cumple 144 años de vida y servicio, da cobertura a una población superior a 70.000 habitantes y tramita, anualmente, unos 2.000 asuntos, entre los que se encuentran aspectos muy demandados, como la fe de vida, los expedientes de nacionalidad, las actas de matrimonio o las de nacimiento. “Si el conjunto documental del Registro Civil linarense, conservado desde 1871, está informatizado solo a partir de 1950 y los registradores, al igual que los funcionarios del registro hasta ahora, seguirán necesitando físicamente la documentación para poder certificar con anterioridad a dicha fecha, ¿vamos a prescindir en Linares también de ese legado histórico cultural tan valioso para historiadores y genealogistas? A partir de ahora, ¿quién se va a responsabilizar de seguir garantizado el legítimo derecho de acceso documental y en qué condiciones?”, se cuestiona Luis Rabaneda.

Una situación que despierta “dudas y temores” desde el Archivo Municipal, desde donde transmiten su “decidida vocación pública” de seguir prestando a la ciudadanía, como hasta ahora, ese “servicio esencial”, a través de la libre disposición de los fondos propios del Registro Civil Municipal, que abarcan desde 1841 hasta 1870. Y es que, a partir de 1871, el archivo depende del Registro Civil propiamente dicho para cuestiones, desde el punto de vista de la investigación histórica, tan “trascendentales” como el estudio de las tasas de natalidad y mortalidad de la ciudad, causas de morbilidad y muerte, estadísticas de enfermedad o tasas migratorias, entre otras.

“O nos damos prisa de aquí a mediados de julio en reconstruir decenas de posibles relatos históricos pendientes, o abandonamos tan noble y legítimo empeño por falta de documentación”, lamenta Rabaneda. A ello se suma la “duda razonable” de que la prestación de este servicio siga siendo, en toda su extensión, gratuita, ya que los registradores de la Propiedad realizan sus servicios con base en aranceles legalmente establecidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada