Las trampas del discurso oficial sobre el Registro civil


El Ministro estaba hoy en Ciudad Real, poniendo una primera piedra del nuevo Colegio de Abogados y a la salida le han preguntado por el Registro civil. El discurso del Ministro no cambia y sigue manteniendo que el Registro civil con los Registradores seguirá siendo gratuito, será informatizado (recurre a ese lugar común del Registro civil del siglo XXI) y público que responda al mandato de la ley 20/2011. 

Pues bien, empezando por el final la ley 20/2011 no planteaba un Registro civil con Registradores de la Propiedad sino un Registro civil competencia de Ayuntamientos y Comunidades autónomas que deba cabida a la experiencia de los funcionarios de Justicia permitiendoles quedarse en el nuevo Registro civil. 

El Registro civil informatizado es una realidad hoy, sin necesidad de los Registradores gracias a la inversión de cerca de 200 millones de euros que se han gastado en el Registro civil desde el año 2009 con INFOREG y la digitalización de inscripciones como actuaciones principales. Lo único que hacía falta era que el Gobierno de turno, en vez de perder el tiempo en asegurar el negocio a los Registradores, hubiera dictado una norma por la que se creara el Registro civil electrónico y ya sería una realidad ese Registro civil del siglo XXI. Si quiere cumplir el mandato parlamentario lo que debería haber hecho nada más tomar posesión es lo que no hizo su antecesor, crear ese servicio legalmente para que INFOREG, el sistema de inscripciones digitalizadas y el dinero que ha costado todo ello sirviera para algo. Pero no, no se hizo y es que no vaya a ser que al final el Registro civil demuestre que puede sobrevivir sin Registradores y se estropee el plan trazado.

El Registro civil público tampoco precisa de la intervención de los Registradores, más bien, su intervención lo convierte en un negocio privado por las razones que ya he expuesto en este blog. Ahora bien, el Ministro se refiere sin duda a eso que llama propiedad pública de los datos. Muy bien, los datos son de propiedad pública, algún experto de protección de datos me corregirá pero los datos son propiedad de las personas a las que se refieren y por eso tienen unos derechos reconocidos en una ley orgánica de protección de datos, pero la gestión de esos datos se va a encomendar a una empresa privada pues eso es un Registro de la Propiedad con un personal que de ninguna manera puede considerarse funcionario ni siquiera atajando, como hace el propio Ministro para defender la naturaleza de funcionarios públicos de los Registradores, por la ley hipotecaria que así los define. 

En cuanto a la desjudicialización del Registro civil hay que convenir con el Ministro que el sistema de Registro civil español es "sui generis". Pero no es menos cierto que, el sistema de Registro civil en manos de Registradores de la Propiedad es más "sui generis" si cabe. Por lo menos, el primero tiene 145 años de historia de funcionamiento razonable y el segundo no pasa de ser un experimento.

Además, las razones históricas que llevaron el Registro civil al ámbito de la justicia, de poca confianza en al administración municipal de la época o del carácter permanente de la Justicia a través de los servicios de guardia (recordemos que son horas y días hábiles todas las del año para el Registro civil) y no al de los Registradores llevarían a pensar en que el sistema actual es bastante mejor que el que se pretende implantar o es que van a hacer guardias los Registradores para dar las licencias de enterramiento por poner un ejemplo. 

Para terminar dos apuntes:

1. En Derecho, afortunadamente, una cuestión son las cosas y las personas jurídicas y otras las personas físicas, los ciudadanos. Que los Registradores sean muy buenos con las cosas y la personas jurídicas (pisos, fincas, buques, empresas) no significa que de forma natural se derive la necesidad imperiosa de hacerse con el Registro civil. Son objetos distintos, muy distintos y con principios jurídicos aplicables muy distintos, afortunadamente repito. Y siguiendo con este tema, ¿podría aclarar el Ministro de Justicia en qué salimos ganando los ciudadanos con la creación de ese Gran Hermano registral que ustedes abanderan?. En principio, nada bueno para la libertad y la intimidad de las personas.

2. Si tanto le preocupan los funcionarios muestre un poco de respeto al trabajo que realizan en el Registro civil. Veremos en qué queda ese acuerdo con las CCAA pero de momento, deje de manipular el tema de las quejas y discúlpese. Los puestos de trabajo son muy importantes pero la dignidad profesional y el respeto que un Ministro debe a sus funcionarios lo son más. Y si es así, ¿porqué no negocia con los funcionarios de Justicia una alternativa de Registro civil moderno, informatizado y verdaderamente público?. Quizá, más bien seguro, esa alternativa no precisa de tantas manipulaciones ni de tantas medias verdades e interpretaciones forzadas de la ley o de justificaciones carentes de fundamento como las que venimos oyendo desde hace un par de años para justificar esta privatización del Registro civil. 

Isidro Buenaventura 10.03.2015, en el blog endefensadelregistrocivil

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada