La Xunta deja caer que la reforma del Registro Civil podría retrasarse otro año

La entrada en vigor de la reforma legal del Registro Civil prevista para el próximo 15 de julio podría retrasarse un año. Así lo dejó entrever ayer el director xeral de Xustiza, Juan José Martín, al señalar que, dada la complejidad de la reforma, inicialmente hubo «una vacatio legis, primero, de tres años y luego de otro más de prórroga, y ahora se está volviendo a comentar una posible prórroga, pero eso lo tendrá que decir el Ministerio de Justicia, obviamente, claro».

Añadió que el motivo principal que podría determinar que se aplazase otro año la entrada en vigor de la normativa es que no existe una uniformidad administrativa en todas las comunidades. En este sentido, puso como ejemplo el proyecto de que fueran los hospitales los que tramiten directamente los certificados de nacimiento, algo que sería posible en Galicia porque los médicos tienen firma electrónica, mientras que otros puntos del territorio nacional no ocurre lo mismo.

En cualquier caso, Juan José Martín incidió en que la semana que viene se podrían despejar algunas dudas en el transcurso de una conferencia sectorial en la que acudirán las doce comunidades autónomas que, como Galicia, «tenemos transferencias». En este punto, precisó que «toda actuación del Registro Civil seguirá siendo gratuita, sin excepción alguna», al tiempo que resto credibilidad a determinados mensajes que circulan por redes sociales o aplicaciones de mensajería que aluden a posibles aranceles por actuaciones.

En relación con esta cuestión, a título personal, el director xeral de Xustiza de Galicia confesó que «echo en falta una política de comunicación por parte del ministerio sobre este tema». Asimismo, dejó claro que la decisión de transferir los Registros Civiles a los registradores mercantiles es algo que se escapa de las competencias de la Xunta: «Todas las cuestiones registrales son competencia estatal».

Por otro lado, la batalla contra lo que funcionarios judiciales y sindicatos no dudan en calificar como la «privatización» del Registro Civil se está extendiendo a Internet. De hecho, en plataformas como Change.org, los usuarios están recogiendo firmas para evitar que la reforma entre en vigor tal y como está planteada en la actualidad, esto es, que las inscripciones registrales pasen a ser competencia de los registradores mercantiles.

Paralelamente, se ha previsto una recogida de firmas para tratar de sacar adelante una Iniciativa Legislativa Popular. En principio, estaba previsto habilitar puntos informativos en el edificio judicial de A Parda, si bien no se descarta sacar la propuesta a la calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada