Las funerarias se suman a las protestas contra la "privatización" del Registro Civil

Empresas funerarias de Pontevedra se sumaron ayer a las movilizaciones que están llevando a cabo los funcionarios de la administración de Justicia en la ciudad como consecuencia de la próxima entrada en vigor de la ley que, según ellos, "privatiza" el Registro Civil, un servicio que pasaría a manos de los registradores mercantiles.

Las funerarias se sumaron a las protestas ante el temor de que la "privatización" del Registro Civil "complique" y "encarezca" los trámites burocráticos que son necesarios para realizar un enterramiento tras una defunción. Las empresas mostraron así su "descontento" por la desaparición de un servicio del que destacan su buen funcionamiento. Además, los participantes en la concentración manifestaron sus dudas acerca del funcionamiento del servicio una vez que se encuentre en manos privadas. Se preguntan si se va a mantener disponible los fines de semana para actuaciones urgentes como pueden ser, precisamente, las defunciones. Lamentan que gestiones que hasta ahora se realizaban de manera "sencilla" en un servicio público puedan complicarse. Los funerarios, al igual que los trabajadores de Justicia, llaman la atención a los ciudadanos de los perjuicios que tendría la privatización del Registro Civil e insisten en que aunque algunos trámites y documentos seguirán realizándose de forma gratuita, se prevé que se incrementen los aranceles que cobran los registradores por la inscripción de determinados actos, así como que el Gobierno aumente el número de supuestos en los que es necesario acudir a los registradores de la propiedad.

Además, llaman la atención sobre el hecho de que datos privados de los ciudadanos estén gestionados por personas que no son funcionarios con obligación de respetar la confidencialidad de los mismos. Advierten que los ciudadanos deberán también acudir a realizar sus trámites a aquellos municipios en los que hay registradores mercantiles.

Inicialmente estaba previsto que se realizase una manifestación en torno a los juzgados de A Parda, pero finalmente se quedó en una concentración que estuvo precedida por un minuto de silencio en homenaje y recuerdo de las víctimas del avión de Germanwings que se estrelló en los Alpes este martes. Los funcionarios contaron con el apoyo, además de las empresas funerarias, del colectivo que se opone a la instalación de crematorios en la ciudad de Pontevedra, así como de representantes de Anova. Hoy convocan una nueva protesta a las doce del mediodía ante la Audiencia de Pontevedra a la que animan a participar a abogados, procuradores y ciudadanía en general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada