La Gallardía de Gallardón

El “striptease” político del Ministro de Justicia se produjo el pasado martes en el Senado. El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha anunciado esta tarde en el pleno del Senado que el Gobierno ha decidido encomendar la gestión delRegistro Civil a los registradores mercantiles, que pasarán a denominarse registradores civiles y mercantiles. El titular de Justicia aseguró todos los certificados y expedientes se tramitarán de forma gratuita para el ciudadano.

Según ha informado el Ministerio de Justicia, el Ejecutivo se ha decantado definitivamente por este colectivo frente a los registradores de la propiedad o los secretarios judiciales por tres razones principales: su experiencia en las funciones registrales, su capacidad para hacerse cargo de la inversión que supone la creación de una plataforma digital y su conformidad con una de las líneas rojas del Ministerio, la gratuidad de los trámites para los ciudadanos.

A continuación una explicación de lo ridícula que ha sido la intervención de nuestro Ministro de Justicia:

1.- No existe el cuerpo de registradores mercantiles separado de los registradores de la propiedad. Todos los registradores son de la propiedad y mercantiles. Si a ello añadimos que en el mismo diario se anuncia que el Colegio de Registradores se opone firmemente al proyecto del Sr. Ministro, ya me dirán ustedes con quién habrá llegado el Ministro a semejante acuerdo.

2.- El acuerdo es necesario porque, en palabras del propio Ministro, el servicio se va a prestar gratuitamente. Consecuentemente no puede ser impuesto por su santidad ministerial.

3.- Según el Ministerio, los registradores mercantiles realizarán esta gestión a través de una plataforma digital, que financiarán ellos mismos sin coste alguno para el Ministerio y el ciudadano, pero que siempre se mantendrá bajo titularidad pública. ¿No es para reírse?

Lo más gracioso de todo es que el propio presidente del gobierno aprobó en su día la oposición de registradores, consecuentemente no debería desconocer la estupidez de su propio Ministro de Justicia. ¿Es que el presidente del gobierno y el ministro de justicia no se hablan?

A ello hay que añadir que el propio Ministro de Justicia aprobó en su día las oposiciones a fiscal, por lo que algún conocimiento jurídico debería tener.

En fin querido ministro, si me permite el atrevimiento, que sus declaraciones no cuelan. Es más recuerdan a una de las frases más famosas de Jean-Claude Juncker, el que parece que va a presidir la Comisión Europea. Dicha frase es la siguiente: “cuando las cosas se ponen serias, la obligación de un político es mentir”.

¿Se le han puesto serias las cosas al señor ministro para que nos venga con estas tonterías? ¿Tanto le preocupa el problema generado por su comportamiento con el accidente que tuvo su hijo? ¿Es necesario crear una cortina de humo, con infinidad de manifestaciones en contra de diferentes colectivos, para distraer la atención? ¿Es el precio que le impone su presidente para que no presente su dimisión inmediata? ¿Tanto negocio representa para ustedes esa plataforma digital?

Y la pregunta del millón, ¿cuándo después de la próximas elecciones pierdan la mayoría absoluta y su proyecto quede enterrado para siempre, quién se habrá beneficiado económicamente de todo ello?

En fin, demasiadas preguntas para los sueños de una noche de verano. Seguiremos investigando…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada