Catalá comunica a los grupos del Congreso su intención de aprobar 'a toda máquina' las reformas pendientes de Justicia, entre ellas la privatización del Registro Civil

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, se ha reunido con algunos portavoces de los grupos parlamentarios para comunicarles su intención de aprobar 'a toda máquina' las reformas pendientes en su departamento con el fin de sacarlas adelante durante los primeros meses de 2015, según informaron a Europa Press fuentes conocedoras de estos contactos.

Catalá es consciente de que el calendario parlamentario apremia y es necesario dar un empujón al gran volumen de normas pendientes si se quiere aprobarlas en el 'spring final' de la legislatura, habida cuenta de que solo queda un periodo de sesiones completo -- de febrero a junio-- antes de las elecciones generales.

Las reformas del Código Penal, la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la Ley Orgánica del Poder Judicial, la Jurisdicción Voluntaria, la Ley Hipotecaria y el Catastro Inmobiliario, del Registro Civil, del Estatuto de la Víctima, la transposición de varias directivas europeas o el "ajuste" de las polémicas tasas judiciales son las medidas que ocuparán la apretada agenda de los diputados.

SIN INFORMES CONSULTIVOS EN DOS POLÉMICAS REFORMAS

El Gobierno ha elegido la vía de enmiendas para modificar las tasas judiciales en el proyecto de asistencia jurídica gratuita y también para encomendar la gestión del Registro Civil a los registradores, a través de una reforma que obliga a los centros sanitarios a comunicar electrónicamente los nacimientos y defunciones. Con este trámite se ahorra los informes de los órganos consultivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada