Representantes sindicales de CCOO y empleados públicos destinados en el Registro Civil de Madrid defienden el Registro Civil como Servicio Público de Justicia

Ayer día 23 de junio se celebró el Día Internacional de la Administración Pública. CCOO no podía dejar pasar la ocasión de conmemorar este día en el lugar más emblemático de la Administración de Justicia si de defensa del Servicio Público hablamos, esto es, en el Registro Civil.

CCOO, firme defensor de las Administraciones y de los Servicios Públicos como garantes de la igualdad, la solidaridad y la justicia social, demanda de los poderes públicos y partidos políticos, una apuesta decidida por una Administración Pública clara y transparente, la defensa de los servicios públicos y su cercanía a la ciudadanía, el posicionamiento claro y contrario a cualquier tipo de privatización de servicios en la Administración de Justicia y la reversión de lo ya privatizado, así como la recuperación de derechos de las empleadas y empleados públicos perdidos durante la crisis (retribuciones, oferta de empleo público, promoción interna, negociación colectiva…)

En el ámbito de la Administración de Justicia, CCOO viene denunciando una constante intención privatizadora de determinados servicios que se han puesto en manos de profesionales privados a cambio de un sobrecoste a la ciudadanía, como son las notificaciones realizadas por los procuradores, las tasas judiciales, la atención a personas usuarias de nuevas tecnologías, la atención a las víctimas, numerosos asuntos de jurisdicción voluntaria, …y como no en el Registro Civil.

La lucha mantenida por CCOO contra la privatización del Registro Civil, junto a los trabajadores y trabajadoras de la Administración de Justicia y otros colectivos ha sido y es una constante desde hace algunos años y ha conseguido paralizar, pero solo temporalmente, el proceso de privatización que hasta el pasado año pretendía asignar los registros civiles a los registradores mercantiles.

CCOO denuncia que el Gobierno del PP ha transferido sutilmente algunos servicios del Registro Civil a manos de otros colectivos privados que cobran a la ciudadanía servicios públicos que eran gratuitos, como los matrimonios civiles —que pueden celebrarse ante notario al módico precio de entre 150 y 200€—, los divorcios de mutuo acuerdo y sin hijos menores celebrados ante notario por entre 200 a 300€ (importe que no incluye los honorarios de abogado o la liquidación de gananciales si las hubiere) o la nacionalidad por residencia que con lleva diversos gastos (185 a 300€ al profesional, 100€ de tasa al Ministerio de Justicia, 85€ de tasa por el examen de cultura y124€ de tasa por examen de castellano).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada